martes

Nanas a la Luna de Juan Sinsueño




Nanas a la Luna de Juan Sinsueño de Ofelia Huamanchumo de la Cuba es un conjunto de poemas del género nana o canción de cuna. Al contrario de la nana tradicional ---donde la voz poética suele ser la nana o niñera (por estar la madre ausente o enferma) que se dirige a la Luna o al niño--- en este poemario la voz poética es el niño mismo, que evoca por sí mismo a la Luna. Cada poema es así un canto del niño dirigiéndose a la Luna (durante las cuatro fases lunares), ya sea para pedirle que lo acompañe (porque tiene miedo, motivo clásico de este género), que lo entretenga un rato, que lo ayude a dormir, que juegue con él un poco, etc. antes de que el niño tenga que irse a dormir o para que él pueda dormirse tranquilo. Al final de varios de los poemas Juan Sinsueño promete dormirse o incluso consigue quedarse dormido. Y solo hacia el final de todo el poemario el niño se queda dormido de verdad, sin negar su esencia, pues Juan Sinsueño duerme, pero sueña que sigue jugando toda la noche en el parque del barrio.

Nanas a la Luna de Juan Sinsueño (DE PRóXIMA PUBLICACIóN) está dirigido a niños de la escuela primaria y pensado no sólo para leerse, sino para recitarse en voz alta. Si bien la voz poética es masculina, puede también ser bien acogido entre las niñas. Cada texto es además un mundo de por sí que permite abrir la discusión sobre diversos temas: las fases de la Luna, las profesiones, los cuentos y leyendas clásicos, la geografía, la música y los instrumentos, la vida marinera, la astronomía, los viajes expedicionarios, las canciones de cuna, los castillos, la pintura, los climas del mundo, las vitaminas, los tipos de queso, el circo y los magos, los deportes, la Historia, las flores, los juegos del parque, etc. El léxico utilizado es variado, de manera que da pie a incentivar la imaginación en cada tema.
Nanas a la Luna de Juan Sinsueño es casi una antinana que resulta novedosa porque la fuerza lírica acompaña los estados de ánimo del niño con las fases de la Luna.